Madrid, marzo de 2004. Marc Bruc  recibe un encargo de  un hombre

                           enigmático. Se  llama  Joseph Muruas y dice  hablar en  nombre del

                           New  York   Times.  Desea   que   Marc  y   su  equipo   elaboren    un

                           reportaje sobre los negocios regentados por  inmigrantes.

                           No parece nada del otro mundo. Excepto la cantidad ofrecida por el

                           trabajo: cien   mil euros.  Marc  acepta.  Poco   después, recorre  las

                           muy   vigiladas   calles  del  multiétnico  barrio  de  Lavapiés  y  visita

                           determinado    locutorio   que   pronto   ocupará   la   más  dramática

                           actualidad. Hay algo turbio en todo el asunto.

                           Apenas  falta  una  semana  para  que  varios  trenes salten por  los

                           aires.


                           EL EMIR  se  centra  en  las  tramas reales y posibles, muy posibles,

                           que propiciaron  y urdieron el terrible atentado del 11 de marzo.

 

                           Una novela reveladora en cuanto  a  lo que  cuenta  y  arriesgada  en

                           cuanto a cómo lo cuenta.

                           Un magnífico maridaje de realidad estricta  y  ficción especulativa.